¿Cómo evito el gasto hormiga?

Los gatos son maneras de darte el lujo de consentirte, todos hemos dicho la famosa frase ¨para eso trabajo, me lo merezco ¨. Y es cierto, tantas horas en la oficina, con los niños en casa o estudiando te provoca un sentimiento de estrés que deseas premiarte. Un gasto repentino suele ser normal hasta que lo vuelves una rutina y repites en pequeñas cantidades que parecen que no hacen daño y es ahí donde sales perdiendo.

Los gastos hormiga son aquellos que parecen ser desapercibidos en la vida cotidiana, pero que al final provocan un agujero en tu cartera.  El no saber administrarte es el error que inicia todo este proceso. Primero te sientes  realizado al poder darte el gusto de no gastar el tiempo en preparar comida en casa y mejor compras afuera, y poco a poco ese gusto se convierte en un disgusto al ver que ese esfuerzo extra te pudo haber ahorrado muchas monedas.

Otro ejemplos comunes son el café con su panecito rumbo al trabajo o el paquete de cigarros, gastos que si lo pensaras detalladamente te darías cuenta que puedes ahorrar preparándote un café en casa y llevándolo en un termo y hasta empezar a dejar un vicio innecesario. Y cuando menos te imaginas te das cuenta que fuiste víctima del gasto hormiga.

Cada persona cuenta con una lista de diferentes de gastos hormiga, por eso recomendamos que la anotes y la pongas en un lugar visible donde te recuerde que gastos mínimos no requieres y puedes sustituir en casa. Analiza como unas cuantas monedas al día se incrementan a la semana y sobre todo al mes. De poco en poco vas aumentando esos números que bien pudiste tenerlos en tu alcancía.

Se trata de fomentar el habito del ahorro, en Dinero, Fácil y Rápido te recomendamos consultar a uno de nuestros especialistas que con gusto te brindaran ayuda. Piensa siempre dos veces antes de realizar una compra, desafortunadamente no toda la gente cuenta con educación financiera, y mucho menos con una cuenta de ahorros en el banco.

En Dinero , Fácil y Rápido te recomendamos estos 4 sencillos pasos:

  1. No comas en la calle y mejor prepara tus alimentos en casa.
  2. Usa en cuanto puedas el transporte público y evita gastos de gasolina y de estacionamiento.
  3. Evita salidas a lugares públicos por la noche sobre todo de consumo de alcohol, mejor haz en su momento reuniones en casa.
  4. Haz una lista de las necesidades básicas en tu casa y evita comprar antojos en el super.

Convierte esos pequeños gastos en un gasto con valor, como unas merecidas vacaciones, para una inversión o para liquidar tus deudas. Haz un consumo responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *